dissabte, 29 de gener de 2011

Érase veintiuna veces Caperucita Roja



Els llibreters i les llibreteres tenim fama de queixar-nos sempre, no diré que no sigui veritat, però tampoc negaré que tenim uns quants motius per fer-ho. I tanmateix, el nostre ofici ens permet fer descobertes i ens sorprèn amb petits llibres que quan surten de la caixa et canvien el dia.
Hi ha editors fantàstics que ho arrisquen tot per fer un pas més enllà, per oferir-nos alguna cosa que trenqui amb l'establert, però sobretot que ens faci pensar una mica i riure.

Media Vaca defineix la seva col·lecció, Libros para niños, així:

"La vaca es el animal más extraordinario que existe. Nos la comemos con patatas, hace bonito en el campo y es fuente de inspiración para artistas y poetas. Uno de los estómagos de la vaca se llama libro, y no debe extrañarnos, porque el libro es el segundo animal más extraordinario. Lo manchamos de salsa, hace bonito en las estanterías y a través de él nos llegan regularmente las ocurrencias de artistas y poetas.

La vaca es un rumiante: se traga el alimento para más tarde devolverlo a la boca y masticarlo con tranquilidad. Exactamente de esa forma se deberían leer los libros: volviendo a ellos en diferentes ocasiones y masticándolos a fondo para asegurarnos una digestión placentera.

Los niños aprenden con los libros, pero también con las piedras, las moscas, las hormigas y las arañas. Aprenden con todo. Aprenden jugando. Y no se cansan de aprender. Por eso es absurdo que existan libros aburridos y que se pierda el tiempo con ellos en lugar de dedicarlo a observar a los escarabajos peloteros. Algunos de los más aburridos están hechos por gente con mentalidad de sastre que cree que los libros para niños deben ser como los trajes para niños: varias tallas más pequeños. La mirada inocente del niño nada tiene que ver con los pantaloncitos. Si no se entiende todo, ¿qué más da? Pocos adultos pueden explicar por qué vuelan los aviones y sin embargo no tienen miedo a viajar en ellos.

A excepción de los que se hacen para idiotizar, cada libro contiene el fragmento de un plano del tesoro (o al menos así se decía antes). Sólo cuando reunamos todos los pedazos seremos capaces de descifrar ese secreto que parece tan bien guardado. A veces uno se toma su tiempo. No es raro empezar a leer a los 7 años y ver que a los 77 seguimos con el mismo libro entre las manos."

Seguint totes aquestes premisses, he descobert 21 caputxetes diferents vistes per autors japonesos i que m'han robat el cor.









Si teniu un mal dia, poseu un llibre de Media Vaca a les vostres vides.

Publicat per Media Vaca

4 comentaris:

viu i llegeix ha dit...

brutal, aquests de mediavaca!!

Un chat botté ha dit...

Fe, el tens a la llibreria? l'havia demanat per la biblioteca i m'havien dit que estava descatalogat!

L'Espolsada llibres ha dit...

Sí que el tinc sí :)

Un chat botté ha dit...

ai mareta, aquestes llibreteres tan eficients acabareu amb mi! la meva economia no remonta, però jo no puc viure sense un llibre com aquest. Pensar que un dia desaparegui definitivament del mercat i jo no pugui tornar a veure aquella caputxeta que fa bistecs de llengua de llop per tot el veinat!